¿Cómo sobrevivir siendo fea en un mundo de bonitas?



De mi infancia recuerdo un día muy en particular, era la hora del recreo en el colegio, y a los niños del salón les encantaba aprovechar esa hora, para ponerme sobrenombres y entre los que me decían, uno de ellos en particular, que recuerdo era, “Burbujita”, aludiendo a una marioneta de una muñeca de pelo violeta que para mi infancia, (bastante fea), estaba muy de moda. Me decían así porque yo llevaba el cabello bien rizado. Si tan solo hubiese sido eso, pero entre las niñas de la escuela, la única con tez morena oscura, era yo, y también se burlaban de eso. Cuando ya éramos adolescentes me juzgaban por ser hija de padres divorciados y me preguntaban, que ¿por qué vivía sola con mi madre?
Me encuentro totalmente agradecida de que en los tiempos en los que se crían mis hijos existen entidades que reconocen el “bullying” o el burlarse de los demás, como algo negativo para la autoestima de los niños y adolescentes, porque para aquellos tiempos en los que yo me criaba, esto no existía, había que sobrevivir como se pudiese. Lo peor de esto no era solo el "bullying", era la realidad de que si le ibas con el chisme a tus padres latinos lo que te esperaba era la terapia de la chancleta, ya que en esa jungla de mi infancia, había que saberse defender de ese tipo de niños. Eso de psicólogos, psiquiatras, terapias para mi época, no existía.

Como ya todas sabemos, no es fácil ser mujer de por sí, creo que todas estamos bien de acuerdo en eso. Ya tenemos de por sí, muchas responsabilidades esto de ser seres más hormonales que los hombres como tal, porque ellos no sufren del PMS, menstruación, ni mucho menos cargan un ser humano por 9 meses, para luego verse con el cuerpo destrozado. Si tan solo fuese eso, la sociedad nos ha delegado más

roles que a los hombres. Somos madres, hermanas, consejeras, handy girls, choferes, psicólogas, enfermeras, niñeras, pertenecemos a la fuerza laboral, hacemos la labor de Lupita (amas de casa) y para darle más de intensidad al asunto, tenemos la nueva moda de lucir hasta la tumba como nenas de 25 años. Les hago un agradecimiento desde el fondo de mi corazón a las famosas que de alguna u otra forma han inducido esta modalidad y lucen de 15 a sus 40 y 50, gracias Jennifer López, Sofía Vergara, Eva Longoria, Angelina Jolie y Jennifer Aniston, por lo que nos toca.

Como mujeres la sociedad nos exige unos estándares de belleza super irreales, pero estos mismos estándares no se les exige a los caballos, perdón escribí mal, caballeros, y la realidad es que en parte es nuestra culpa porque hemos aceptado vivir en una sociedad latina machista.

Aceptamos que los hombres luzcan sus sexys canas, que se queden calvos, sus arruguitas cuentan madurez,  y sus enormes barrigas, como las de un Buddha,  cuenta mucha historia, (eye roll).  A los hombres no les importa si ya les están saliendo arrugas en los ojos, ¡ah!, pero que te salga una a tí para que tu veas, ese es el primer detonante para darle permiso al “caballero” (entre comillas porque un caballero no hace esto), para ponerse a mirar una más joven que tu; no way! Tenemos que aprender a envejecer con dignidad, como Audrey Hepburn dijo una vez; “quisiera poder vivir lo suficiente, para enseñarles a envejecer ”. (Sacado del libro; Cómo ser adorable según Audrey Hepburn, por Melissa Hellstern).


Todas las mujeres vivimos histéricas, mirándonos al espejo, pensando cuantas cirugías plásticas ya necesitamos para que la sociedad nos acepte o tal vez estamos buscando esa imagen de perfección que tenemos de nosotras mismas en nuestra mente. Vivimos en una dieta eterna, haciendo ejercicios y comprando cuanta crema anti-arrugas sale en el mercado.  Si alguien nota tus arrugas en los ojos, o ven tus líneas de expresión, ya es la hora de histeria y debemos llamar de urgencia al cirujano plástico para una consulta rush, ¿botox o me estiro la cara?, he aquí el dilema. 
¿Qué nos pasó?  ¿Cuándo nos olvidamos de las cosas importantes en la vida?  
Yo en esta sociedad soy considerada como una mujer fea, feísima, para serles honestas. En los estándares de belleza o los que se utilizan para seleccionar las Top Models, se rien de mí y si me evalúan creo que me  dirían algo así como: “niña creo que debes volver a nacer”.
Para que me entiendan mejor, hace cinco minutos atrás en una conversación con mi madre sobre las alergias nasales, le comento que se me hace difícil respirar por la nariz y que esto ha sido así durante mucho tiempo en mi vida, y mi madre muy sabia me contesta; “bendito hija, tu nariz de 7 pies es herencia de tu padre y mía, pobrecita, pero no te preocupes, eres bonita”, (mi madre es un ser mágico de luz). 
Además de mi nariz grande, soy de estatura baja, no mido ni los 5’7” que se les exigen a las modelos para al menos ser una modelo bajita. Mis facciones son muy similares a las de mi padre, (el cual amo con toda mi alma), pero no tengo esas diminutas expresiones faciales, (baby face), las cuales se supone que toda mujer posea para ser realmente considerada bonita en el ambiente de la belleza. Pero a pesar de ser fea, (según lo estipulado), con todo eso, aprendí a amarme a mí misma. Aprecio quién soy, amo las cosas que encuentro perfectas en mí, ignoro mis defectos y resalto lo más bonito de ellos. Me encantan mis enormes ojos, mis protuberantes cejas, mis labios, mi sonrisa, adoro mis piernas, (con todo y celulitis, ¡viva la celulitis!). I'm in love with my booty, ¡gracias abuela por este gran regalo! Lo más que me encanta de mí es mi personalidad, madurez (a veces), y la inteligencia que tengo para en momentos parecer una total tonta y de repente hablarte de política o de Teoría Cuántica. 
¿Cómo logré aceptarme? No es tarea fácil, luego de tantos años de desprecio social, par de posibles prospectos o novios para relaciones serias que me rechazaron por ser fea, trabajos que no me aceptaron por no representar su compañía a nivel de estética, les digo no es fácil, pero logré sobrepasar esas situaciones y aquí estamos. En tres ocasiones, (sí escribí tres),  cuando iba a formalizar con mi pareja, me decía que no podían continuar la relación conmigo por
mis feas facciones o por no tener un cuerpo tonificado, que era muy lamentable; yo los hacía feliz,  pero no podían dar el siguiente paso en la relación, ya que tal vez esas cualidades sus hijos las podrían heredar. Poco a poco he logrado aceptarme,  claro está, nunca se pierde la esperanza de que en el camino se encuentre un buen e inteligente hombre que te ame por quien eres y por lo rico que cocinas, (¡JA!, not me!). 
El maquillaje para mí me dirigió a derrumbar barreras, me ha ayudado tanto a subir mi autoestima ¡que ni se imaginan! Siempre estaré eternamente agradecida de las chicas que para aquel tiempo trabajaban en MAC Cosmetics en Plaza las Américas, porque sin esos seres de luz, yo nunca, y les repito nunca, hubiese podido aceptarme tal y como soy. Para mí, aprender a maquillarme correctamente me ayudó mucho a subirme el autoestima. También aprendí a peinarme mejor y aceptar mi color de piel; muchas mujeres de tez pálida, van al “tanning salon”, a broncearse para lograr un color de piel similar al mío, pero gracias a mi papá, mi color es un hermoso "tan" natural.  Leí muchos libros de autoayuda y aprendí a destacar las cosas que más me gustan de mí.
Si les soy honesta, para mí lo más importante es cultivar el interior. ¿De qué te vale ser una muñeca perfecta hermosa ante los ojos de la sociedad si estas vacía y no tienes nada de personalidad? El hombre come por la vista, sí, eso es correcto, pero no va a pasar mucho tiempo, sin que él se dé cuenta de que algo le falta a esa chica perfecta, se aburra y de paso se busque otra feita con personalidad, que lo enamore (y le cocine, jajajaja, repito, not me!). Hay que cultivar el interior, aceptarte, amarte y amarte más y más cada día. ¿Cómo te atreves a pensar en una relación de pareja si no te amas a tí misma? ¿Cómo puedes añorar tener a alguien para amar en tu vida si tan siquiera te aceptas tal y como eres? La respuesta es fácil;  en tu interior deseas ese compañero, pero tu misma sabes que tienes asuntos con los que tienes que trabajar primero y no es el momento indicado para amar a alguien más. Debes trabajar con tu autoestima primero antes de comenzar una relación. Cuando estes lista, te  vas a dar cuenta. 
Aprende de la vida esto, la persona que te va a hacer feliz, esa persona vas a ser realmente tu. Si Dios permite que alguien llegue a tu vida,  te va a amar tal y como eres, con todas tus imperfecciones y va a ser tu complemento para guiarte a cumplir tus metas y ser una mejor persona día a día. La persona que esté a tu lado va a entender que la vida es un reto constante y que para amar a una Girl Boss, se debe tener las suficientes pelotas para aceptar lo que conlleva estar con una hermosa mujer tan espectacular y maravillosa como lo eres tú. 
Regla de Oro #1 
La verdadera belleza nace del corazón, se complementa con tu personalidad, tus otras hermosas cualidades y tus valores morales.  El mundo a tu alrededor va a creer lo que tú creas de ti misma. Si andas diciendo cuán enana eres, cuán extraña o cuan pati-flaca eres, eso es lo que primero van a percibir de tí, tus defectos. Si al contrario repites cuán hermosa eres, cuán bella es tu personalidad y cuán agradecida estas de la vida, las personas a tu alrededor van a enfocarse en la energía que transmites. Amate a tí misma, no permitas que nadie te maltrate; ni física, ni psicológicamente. Y repite conmigo; soy una mujer de valor, hermosa, con grandes virtudes y me acepto tal y como mi Creador me hizo. Recuerda que tu vida está llena de propósito y eso ninguna regla tonta de belleza lo va a poder cambiar. Ámate!

You Might Also Like

3 comments

  1. Acabo de leer este articulo y me fascino!!! A veces somos tan superficiales que nos olvidamos de cultivar ese ser interior. Yo trabajo día a día en MI!! Por que quiero ser mejor, y dar lo mejor de mi! Toneladas de cariño y mucho exito!

    ReplyDelete
  2. ¿Fue Zilmy Vazquez quien escribió este articulo?... Por la forma en que se describe me imaginé no se que y fui a tu canal de youtube Dios mio mujer!!! Pero si eres hermosa.
    PDT: amé la carta... Desde ahora te seguiré en youtube...

    ReplyDelete
  3. Gracias por tu apoyo, belleza!!! ♥️

    ReplyDelete